Foto Sv 18

Casa de adobe ubicada en el volcan de San Salvador.

Pared Antigua

Adobe segun RAE: Masa de barro mezclado a veces con paja, moldeada en forma de ladrillo y secada al aire, que se emplea en la construcción de paredes o muros.

Puedes ver mas fotos AQUI

Usos y significado de la palabra “Hijueputa”

Podra parecer un post algo Grocero, pero es una palabra que se ocupa, muuuucho en el hablado popular, y ya que me encontre con este texto se los comparto.

Usos y sisnificados
– “Hijue´puta”, puede ser una frase de cariño. La madre, refiriéndose a su propio hijo dice: “¡Es que es lindo el hijue´putía!”.
-De admiración: “¡Ese es clase de hijue´puta!”.
-De desprecio: “Se cree un gran hijue´puta y no es más que un hijue´putía, hombre”.
-De apremio: “Dale, hijue´puta”.
-De reproche a uno mismo, como, al cometer un error, se dice: “¡Ay,si seré hijue´puta!”.
-Sirve para designar a una persona cuyo nombre se ignora. “¡Mira, ¿quién era el hijue´puta que iba contigo?!”. Pregunta que bien puede tener como respuesta: “¡El hijue´puta de m´hijo!”.
– Se emplea en sustitución del pronombre: nosotros. “¡Los cinco hijue´putas que ibamos pa´l puerto, cuando de repente, un hijue´puta cuilio que nos para y…!”
-Se usa también como un cordial saludo: “¡Hola hijue´puta. ¿Que te habías hecho?!”.
“¡Nada, hijue´puta!”.
-Denota alegría: “¡Hijue´puta. Simacito le doy al gordo!”.
– O de susto: “¡Puta. Simacito le doy al otro carro!”.

El ser cierta clase de hijue´puta es garantía de honorabilidad. Por eso decimos: “¡Yo no soy esa clase de hijue´puta!”.
-También la cantidad y calidad, pueden ser garantes de una promesa: “¡No me vayás a enganchar!”. “¡Nó´ombre. No soy tan hijue´puta como para eso!”.
-Es cuestión de tonalidades, de modulación, de intención al decir la frase.

Y también existe un “¡HIJUE´PUTA!”, dicho en una forma muy especial, por el que cualquier hijue´puta guanaco, se parte la madre con el más hijue´puta.
El “hijue´puta” de insulto, suele magnificarse con alguna cifra, que no solo pretende incluir en la puteada a toda la ascendencia del que recibe el insulto, sino, hacerla más grande en dimensión de tiempo, y más sonora.
Entonces, el salvadoreño suele decir: “¡hijue´sesenta y nueve mil ochocientos noventa y cuatro putas!”.
Cuando no se dispone de tiempo para recordar a tantas generaciones, se abrevia diciendo:
“¡Hijue´la gran puta!”.
Entre más “hijue´puta”, más importante es una persona. “¿Con quién arreglaste el asunto, vos?”. “¡Achís, yo hablé con el mero hijue´putón!”.

Dialogo entre dos salvadoreños

se encuentran en una cafetería en el momento en que entra una muchacha,  ilustra mejor como es que las diferencias en el tono, el ritmo y el volumen, cambian diametralmente la asepción de la palabra.
-”¡Mirá hijue´puta. Que buena esa puta que va entrando!”.
-”¡No jodas hijue´puta, si esa puta no es puta!”.
-”¡A la gran puta!. Y si no es puta con esa care´puta que tiene. Entonces, ¿que putas es, pues, hijue´puta!?”.
El “hijue´puta” acompaña al salvadoreño, incluso, en los momentos de consternación:   “¡A la gran puta. ¿Así es que se murió, no?”.
A todo mundo se le perdona ser “hijue´puta”. Solamente se le pide, no abusar. “¡No seas tan hijue´puta. Si no te cuesta nada. Hacéme el cachete!”.
Como el salvadoreño acepta, de plano, su condición de “hijue´puta”; cuando lo insultan, lo único que hace es regatear la cantidad:
-”¡Vos no sos más que un hijue´puta!”.
-”¡Achís. Más hijue´puta serás vos, cabrón!”
El “hijue´puta” de desprecio: “¡No es más que un pobre hijue´puta!”.
Bueno, aquí no se trata de agotar todas las asepciones, pero, cualquier hijue´puta guanaco bien nacido, con seguridad que puede agregar, cuando menos, un par de puteadas más.